Siriópolis

Este blog tendrá mis preguntas y mis respuestas. Y busca ser testigo digital de mi existencia.

sábado, octubre 28, 2006

Un acto de valentía

A veces me pongo a pensar, qué es lo que sucede cuando llegamos a viejos... Sabemos que la muerte está cerca, y el afrontarla se transforma en nuestro último acto de valentía?
¿Sabemos cuándo la muerte llega? Quizás de tanto estar vivos, la muerte pasa a ser algo natural. Ahora temo un poco ese momento, pero sé que si llega cuando sea anciana sabré qué hacer... Se puede elegir el momento? es decir, existe una decisión de irse, de emprender un nuevo rumbo? Se sentirá como un paso obligado de la vida? Particularmente creo que absolutamente todo en la vida es una elección personal... pero imagino que ésta debe ser la más difícil, porque sabremos que no hay punto de vuelta, teniendo en cuenta la concepción del tiempo tal como lo vemos en esta dimensión, claro. Igualmente, cada paso que damos no tiene retorno, pero éste sería un impulso a un abismo que desconocemos. No se parece a las decisiones de vida que tomamos, porque en ellas el entorno es conocido: ir en auto o en colectivo, tener un hijo o no tenerlo, estudiar una cosa o la otra, vivir en un país o en otro... el "terreno" sigue siendo el mismo, la gravedad, el clima, los olores, las personas. Con la muerte la decisión requiere un poco más de valentía, porque no sabemos bien adonde vamos, con quienes vamos a estar, dejamos lo conocido durante toda una vida para partir hacia nosedondeseraquevamos. Igualmente es un suceso de la vida, pero se nos hace tan terrible porque es un cambio rotundo.
A veces pienso en los viejos queridos, mis abuelos, uno ya partió, tomó envión y dió el paso. Su cuerpo ya no servía como vehículo, estaba cansado. El era una persona muy terrenal, le gustaba comer y pasarla bien. Vivió su vida como se le antojó, y fue muy miedoso con sus enfermedades, tenía mucho miedo a la muerte. Pero creo que su acto de valentía más grande fue saltar al vacío y dejarse ir. A veces decíamos: es miedoso hasta con un resfrío! Pero fue valiente al final, y todos lo seremos, porque es un paso obligado... Me imagino que un parto, un acto de vida magnánime, merece el mismo aplauso: cuando una mujer se embaraza, tiene a su bebé nueve meses viviendo dentro de su cuerpo... pero el momento del parto llega, siempre llega, y seguramente tendremos miedo... pero sabremos que no queda otra que abrir nuestro cuerpo y dejar salir a ese ser. Indefectiblemente debe salir, y no queda otra manera. Quizás la muerte se le parezca un poquito en eso, en que es inevitable que suceda, al menos por estos lugares del universo.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home